';

Lagunas de Villafáfila

Lagunas de Villafáfila
Lagunas de Villafáfila

Declarado como reserva natural a este espacio natural por sus elevados valores biológicos.

El espacio natural de la Reserva Natural de Lagunas de Villafáfila se localiza en el cuadrante nororiental de la provincia de Zamora (Castilla y León, España), dentro de la comarca de Tierra de Campos. La suave orografía de su paisaje y sus peculiares características geológicas son responsables de la formación de las lagunas salinas que confieren a esta zona húmeda una importancia sobresaliente en la Península Ibérica, al ser casi la única representante de un ecosistema antiguamente abundante y, por diversas circunstancias, hoy casi desaparecido.

Dependiendo de la estación del año, se pueden observar diferentes concentraciones de aves:

Otoño e Invierno

Septiembre es un mes en el que es frecuente las grandes concentraciones de azulón (ánade real), junto con la abundancia de garzas reales procedentes de las colonias de cría de la Reserva y alrededores.

Octubre es la época de paso de aves migratorias como correlinmo menudo y otras limícolas.

Noviembre es el mes de mayor concentración de grullas en la Reserva, la llegada de los primeros ánsares comunes de la temporada y de importantes concentraciones de correlino común.

En diciembre abundan el ánsar común y el ánade friso, siendo por lo general un buen mes para observar anátidas raras como las barnaclas cariblancas y los ánseres caretos.

En enero se dan las mayores concentraciones de ánsar común, abunda el silbón europeo y la ceceta común. Al margen de las aves, es una buena época para observar en la zona la caza de liebres con calgo.

En febrero los ásares comunes inician la emigración hacia los países nórdicos, llegando en su lugar la cigüeña en fase de inicio de su celo nupcial.

Primavera y Verano

Marzo es el inicio de la llegada de los cernícalos primilla, abunda el cuchara común y es la época de paso primaveral de gran cantidad de limícolas: correlimos, chorlitejo, andarríos, etc… También es la época de celo de las avutardas.

En abril la avutarda continúa en celo, y surgen grandes concentraciones de combatientes.

Mayo es época de cría de los cernícalos primilla, especialmente llamativa la colonia de la iglesia de Otero de Sariegos. También crían las cigüeñas, avocetas y pagaza piconegra.

Junio es el mes del canto de las codornices en la Reserva, abundan las garcillas bueyeras y los primeros vuelos de las cigüeñas del año.

Julio hace que la fauna acuática se concentre en los escasos puntos de agua que quedan, siendo frecuente la observación de aguiluchos cenizos. Se comienzan a dar las primeras concentraciones premigratorias de cigüeñas.

En agosto comienza el paso postnupcial de limícolas como el andarríos chico, correlimos y archibebes.

¿QUIERES SER TÚ?

el que disfruta de la Casa de Ignacio

Image module
Image module
Image module
Image module